De autor desconocido, ha sido datada entre finales del siglo XVII y principios del XVIII por Doña Fuensanta de la Paz Calatrava a partir del corpiño hallado con motivo de la restauración que le efectuó en el año 1990.

Por el estudio llevado a cabo previo a la restauración se pudo constatar que la Imagen soporta hasta tres capas de policromías diferentes.Esto es debido, entre otras razones, a alguna intervención que debió sufrir la Imagen en tiempos pasados.

Tras la intervención de Doña Fuensanta de la Paz, la Imagen conservó la policromía que aparecía como más superficial. No se hizo lo mismo con la policromía de las manos que, al encontrase muy deteriorada, hubo de retirarse para poder proceder a una reintegración completa.

La restauración a la que estamos aludiendo fue muy profunda ya que, a los aspectos señalados anteriormente habría que añadir la realización de un nuevo candelero y cuerpo para la Imagen, la realización de un nuevo sistema de brazos articulados, intervenciones diversas a nivel de capa de estuco y policromía, revestimiento del candelero, etc.